Expulsada – El fiscal de mi tiempo

Estimados miembros del jurado, su Señoría, les pido escuchen con gran atención las circunstancias atravesadas por este hombre de bien las cuales terminaron finalizaron con un  trágico desenlace. Daré  pruebas contundentes para demostrar este fue un acto de alevosía y pediré la máxima pena para su ejecutora: Ella no esa mujer presentada en su defensa, ella se esconde debajo de supuestas capas corroídas por el tiempo. Y lo más importante, les daré a conocer la vida de este hombre quien no merecía perderla de tan triste manera.

Este fue un hombre trabajador de sol a sombra, de lluvia y sequías, pedaleó por calles polvorientas; transitó calientes autopistas y heladas avenidas para obtener la comida para él y su pareja. Este hombre llenó sus pulmones con metales no preciosos, con el gris plomo del tiempo. Cada día, sin descanso, agotó sus fuerzas hasta lograr un sustento para mañana. Estuvo en sus momentos más bajos, le dio sus brazos para quitarle el frio, compró tintes para avivar su palidez.

_ ¿Tuvo algún fallo o debilidad? Sí, pero seamos sinceros eso es lo que nos hace humanos.

_ ¿Dejó pasar alguna oportunidad de mejorar sus vidas? Probablemente, pero quién no lo ha hecho y no por ello es castigado de tan vil manera.

_ ¿Buscó y encontró placeres para su desgastada mente más allá del lugar común? Sí, lo hizo y esto no lo convierte en monstruo a ser exterminado.

Él trabajó sin descanso hasta el fin de sus días cuando está mujer quiso apoderarse de su esencia vital y con tal acto lo llevó a la desaparición.

Las pruebas presentadas en los apéndices 1,2,3,4,5 al 13; secciones .1,.2, .3 demuestran todo lo aquí afirmado; por ello pido no se hagan eco de lo expuesto por esta mujer y la declaren culpable de asesinato en primer grado y pido al honorable juez quien preside este juicio le dé la máxima pena: encerrarla de por vida en obscura mazmorra.

Por su atención y justo veredicto a lo aquí expuesto les doy las gracias en nombre de quien hoy ya no está entre nosotros, aquel cuya existencia fue vilmente arrancada en acto ruin y descarnado.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s